Los rituales que definen nuestras vidas
¿Qué pasaría si todos arrancáramos cada día sintiéndonos enfocados, llenos de energía y listos para afrontar nuevos retos?
Alex Islas | 1 dic. 2021

Rituales que ya conocemos

Los seres humanos somos seres de hábitos. Solemos depender de la creación de buenos hábitos para salir adelante y cumplir nuestras metas, pero también sufrimos a causa de todos los malos hábitos que hemos adoptado a lo largo de nuestras vidas.

Si nos ponemos a pensar por un minuto, todos ya contamos con hábitos y rituales que nos acompañan cotidianamente, por ejemplo:

  • El ritual de la mañana: despierto, reviso mis notificaciones, me paro, me lavo los dientes, me baño y preparo café.
  • Rituales para cuidar de nuestros cuerpos: salgo de trabajar, me pongo ropa deportiva, voy al gimnasio, hago mi rutina de cardio y pesas, vuelvo a casa, me baño y me preparo para descansar.
  • Rituales para relajarnos: alistar todo para sumergirnos un rato en la bañera, sentarnos en el sillón a ver Netflix o leer un buen libro antes de dormir.

¿Pero qué pasa con la forma en la que nos aproximamos a nuestras tareas diarias y nuestras responsabilidades en el trabajo? ¿Realmente qué tan estructurados pueden llegar a ser estos rituales?

Algunos tenemos el hábito de aterrizar pendientes en una libreta o en alguna app en formato de checklist, otros hacemos nuestro mejor esfuerzo por recordar todos los pendientes del día y olvidarlos a las pocas horas, e inclusive existimos algunos que sólo reaccionamos a las tareas conforme van apareciendo durante nuestra jornada.

Si creamos tan fácilmente rituales de hábitos alrededor de nuestra mañana, nuestro cuerpo y nuestra relajación… ¿Por qué no hacemos lo mismo con nuestra productividad y cumplimiento de objetivos?

Aproximaciones a la productividad

Actualmente existe una mistificación de la palabra productividad. Desde el arranque de la pandemia y estallido del trabajo remoto en 2019, la productividad ha cobrado mayor importancia que nunca y se ha convertido en uno de los términos más buscados en Google.

El problema que hay con esta mistificación es que la productividad se percibe como el fin máximo a lograr. Cuando realmente la productividad es un conjunto de herramientas y técnicas cuyo objetivo es lograr hacer efectivamente todas aquellas cosas que son importantes para nosotros.

Partiendo de esta definición acotada de productividad, podemos empezar a reflexionar e identificar cuáles son las tácticas y herramientas que cada uno de nosotros usa cotidianamente para optimizar flujos de trabajo, responsabilidades en casa y cualquier otra actividad que le vamos a hacer cada día.

  • Productividad es una lista de tareas en una libreta.
  • Productividad es un pizarrón con ideas y pendientes en Post-it’s.
  • Productividad también es un sistema complejo con interdependencias de aplicaciones y herramientas analógicas.

Lo importante no es usar el sistema más elaborado posible para lograr objetivos, lo importante es cuestionarnos si nuestro set de herramientas y tácticas es el correcto para cumplir efectivamente todos nuestros objetivos y tareas de cada día.

“One ritual to rule them all”

One ring to rule them all.jpg

Ahora que ya hablamos acerca de la productividad y tuvimos una breve introducción hacia los sistemas que la conforman, veamos cómo se articula la productividad con nuestras rutinas y hábitos cotidianos.

¿Qué pasaría si todos arrancáramos cada día sintiéndonos enfocados, llenos de energía y listos para afrontar nuevos retos? Sería grandioso que pudiéramos lograr esto con la simple adopción de un grupo de hábitos que nos acompañen a lo largo del día. Hábitos diseñados para enfocarnos y hacernos lograr todo lo que queramos.

Este ritual ya ha sido diseñado por el equipo de julieta para acompañarte diariamente en la forma de un sistema de productividad vía WhatsApp. Tres simples interacciones te llegarán por WhatsApp con el objetivo de enfocarte y generar bienestar:

  1. Check-in

    • Identifica tu estado de ánimo para arrancar tu día.
    • Define tu objetivo del día.
    • Selecciona un bloque de tiempo para tu objetivo.
    • Repite el proceso y aterriza el resto de tus tareas.
  2. Check de medio día

    • Actualiza el estatus de tus tareas a la mitad de tu jornada.
    • Reorganiza tus pendientes y tu tiempo en el Google Calendar.
  3. Checkout

    • Termina el resto de tus tareas pendientes.
    • Identifica cómo te sientes al finalizar el día.
    • Recibe un resumen de lo más importante de tu día.

Estas tres interacciones garantizarán que estés enfocado en el transcurso del día y que siempre tengas presente qué tareas están pendientes y cómo estás administrando tu tiempo.

Otro punto clave de este ritual es la concientización de tu estado de ánimo al inicio y cierre de cada día; tenerlo presente te ayudará a identificar los sucesos que pueden tener un impacto en tus emociones y así reflexionar sobre tu día a día.

Julieta está lista para acompañarte desde WhatsApp y ser tu mejor aliada en el cumplimiento de objetivos. Descubre cómo estás cerrando el 2021 y únete al ritual de productividad que te ayudará a lograr más.

Whatsapp
Balancea tu día con julieta en tu Whatsapp
Probar ahora
¡Compartir artículo!
¡Suscribete al newsletter y conoce más sobre como construir habitos productivos.

Contenido relacionado
Imagen mujer
Con julieta recupera hasta 7.5 horas a la semana y toma el control de tu tiempo.
En una empresa los equipos gastan alrededor de 60 horas en reuniones al mes y de este tiempo solo el 50% es productivo.
Imagen hombre